16 sept. 2019

CRITERIOS DE CALIFICACIÓN DE LCL, CURSO 2019/20



Pica en el siguiente enlace para acceder al contenido.

APUNTES 19/20




Pica en el siguiente enlace para acceder a su contenido. 

EXÁMENES BACHILLERATO CURSO 19-20

2º BACHILLERATO A

1ª EVALUACIÓN.


  • 1º parcial: 8 de Noviembre de 2019
  • 2º Parcial: 29 de Noviembre de 2019


2ª EVALUACIÓN


  • 1º parcial: 7 de Febrero de 2020
  • 2º parcial: 6 de Marzo de 2020


3ª EVALUACIÓN.


  • Único examen: 8 de Mayo de 2020


2º BACHILLERATO B

1ª EVALUACIÓN.


  • 1º Parcial: 4 de Noviembre de 2019
  • 2º Parcial: 2 de diciembre de 2019


2ª EVALUACIÓN.


  • 1º Parcial: 3 de Febrero de 2020
  • 2º parcial. 2 de Marzo de 2020


3ª EVALUACIÓN.


  • Único examen: 11 de Mayo de 2020


2º BACHILLERATO C

1ª EVALUACIÓN.


  • 1º Parcial: 6 de Noviembre de 2019
  • 2º Parcial: 4 de diciembre de 2019


2ª EVALUACIÓN.


  • 1º Parcial: 5 de Febrero de 2020
  • 2º parcial. 4 de Marzo de 2020


3ª EVALUACIÓN.


  • Único examen: 6 de Mayo de 2020


Estas fechas pueden ser modificadas en función del cambio de fechas de las evaluaciones.




18 nov. 2018

COMENTARIO DE TEXTO .


Pincha en el siguiente enlace para acceder a toda la información.



GRUPOS 1 Y 3: MARTES 27 DE NOVIEMBRE.
GRUPO 2: MIÉRCOLES 28 DE NOVIEMBRE.

29 oct. 2018

CUANDO SEPAS DE MÍ.

CUANDO SEPAS DE  MÍ.

 “Cuando sepas de mí, tú disimula. No les cuentes que me conociste, ni que estuvimos juntos, no les expliques lo que yo fui para ti, ni lo que habríamos sido de no ser por los dos. Primero, porque jamás te creerían. Pensarán que exageras, que se te fue la mano con la medicación, que nada ni nadie pudo haber sido tan verdad ni tan cierto. Te tomarán por loca, se reirán de tu pena y te empujarán a seguir, que es la forma que tienen los demás de hacernos olvidar.
Cuando sepas de mí, tú calla y sonríe, jamás preguntes qué tal. Si me fue mal, ya se ocuparán de que te llegue. Y con todo lujo de detalles. Ya verás. Poco a poco, irán naufragando restos de mi historia contra la orilla de tu nueva vida, pedazos de recuerdos varados en la única playa del mundo sobre la que ya nunca más saldrá el sol. Y si me fue bien, tampoco tardarás mucho en enterarte, no te preocupes. Intentarán ensombrecer tu alegría echando mis supuestos éxitos como alcohol para tus heridas, y no dudarán en arrojártelo a quemarropa. Pero de nuevo te vendrá todo como a destiempo, inconexo y mal.
Qué sabrán ellos de tu alegría. Yo, que la he tenido entre mis manos y que la pude tutear como quien tutea a la felicidad, quizás. Pero ellos… nah.
A lo que iba.
Nadie puede imaginar lo que sentirás cuando sepas de mí. Nadie puede ni debe, hazme caso. Sentirás el dolor de esa ecuación que creímos resuelta, por ser incapaz de despejarla hasta el final. Sentirás el incordio de esa pregunta que jamás supo cerrar su signo de interrogación. Sentirás un qué hubiera pasado si. Y sobre todo, sentirás que algo entre nosotros continuó creciendo incluso cuando nos separamos. Un algo tan grande como el vacío que dejamos al volver a ser dos. Un algo tan pequeño como el espacio que un sí le acaba siempre cediendo a un no.
Pero tú aguanta. Resiste. Hazte el favor. Háznoslo a los dos. Que no se te note. Que nadie descubra esos ojos tuyos subrayados con agua y sal.
Eso sí, cuando sepas de mí, intenta no dar portazo a mis recuerdos. Piensa que llevarán días, meses o puede que incluso años vagando y mendigando por ahí, abrazándose a cualquier excusa para poder pronunciarse, a la espera de que alguien los acogiese, los escuchase y les diese calor. Son aquellos recuerdos que fabricamos juntos, con las mismas manos con las que construimos un futuro que jamás fue, son esas anécdotas estúpidas que sólo nos hacen gracia a ti y a mí, escritas en un idioma que ya nadie practica, otra lengua muerta a manos de un paladar exquisito.
Dales cobijo. Préstales algo, cualquier cosa, aunque sólo sea tu atención.
Porque si algún día sabes de mí, eso significará muchas cosas. La primera, que por mucho que lo intenté, no me pude ir tan lejos de ti como yo quería. La segunda, que por mucho que lo deseaste, tú tampoco pudiste quedarte tan cerca de donde alguna vez fuimos feliz. Sí, feliz. La tercera, que tu mundo y el mío siguen con pronóstico estable dentro de la gravedad. Y la cuarta, -por hacer la lista finita-, que cualquier resta es en realidad una suma disfrazada de cero, una vuelta a cualquier sitio menos al lugar del que se partió.
Nada de todo esto debería turbar ni alterar tu existencia el día que sepas de mí. Nada de todo esto debería dejarte mal. Piensa que tú y yo pudimos con todo. Piensa que todo se pudo y todo se tuvo, hasta el final.
A partir de ahora, tú tranquila, que yo estaré bien. Me conformo con que algún día sepas de mí, me conformo con que alguien vuelva a morderte de alegría, me basta con saber que algún día mi nombre volverá a rozar tus oídos y a entornar tus labios. Esos que ahora abres ante cualquiera que cuente cosas sobre mí.
Por eso, cuando sepas de mí, no seas tonta y disimula.
Haz ver que me olvidas.
Y me acabarás olvidando.
De verdad.”
Risto Mejide en El Periódico.

01.- Identificar las ideas del texto y exponer de modo esquemático su organización.
02.- Explicar cuál es la intención comunicativa del autor y  comentar dos mecanismos de cohesión distintos que refuercen la coherencia textual .
03.- ¿Crees que existe hoy el romanticismo? Elabore un discurso argumentativo, entre 150 y 200 palabras, en respuesta a la pregunta, eligiendo el tipo de estructura que considere adecuado.

18 oct. 2018

17 oct. 2018

COMENTARIO DE TEXTO: CICLONES.


CICLONES
Los hemos dejado crecer, que se crean amos del mundo, que se sientan gladiadores de una nueva Roma, héroes de no sé qué cuento callejero, como un Espartaco de torso desnudo capaz de poderles a todos los que quieran pugnar con él. Los hemos dejado crecer, se nos han ido de las manos, porque, ya lo saben, aquí pasamos del palo y tente tieso a la prudencia y no levantes la mano, y se lo han creído, se han hecho los valientes y le pegan a quien tengan que pegarle. Son los nuevos ciclones que no anuncian en la información del tiempo sino en las páginas deportivas o sociales. Y se lo han creído los de aquí y los extranjeros. Antes, un extranjero se ponía chulo y llegaba cualquier uniforme y le enseñaba español de forma manual, y el extranjero hablaba en arameo, si se terciaba. Hoy, ya ven, sobre todo los ingleses nos tienen acojonaditos, en Mallorca y vayan donde vayan.
Habían anunciado que el ciclón «Leslie», que tiene nombre cursi de perrita, se había instalado cerca del Estrecho y amenazaba con fastidiarnos con lluvias torrenciales, vientos huracanados, tormentas y rayos vivos, y resulta que, cuando todos mirábamos para «Leslie», llegaron los hinchas ingleses para ver el partido de su selección contra la nuestra y arrasan con todo lo que encuentran al paso por Sevilla. Contra «Leslie» poco podemos hacer, si no es ponernos en lugar más o menos seguro, salir lo preciso y esperar a que pase; pero con este ciclón de los hooligans sí que hay cosas que podrían hacerse, desde recetas manuales a jugárselo todo a la porra. El personal que se pone chulo, ya sea en una manifestación violenta como por las veras de un partido de fútbol, lo que necesita es su propia medicina. Eso de que un bando de tíos, españoles o extranjeros, se líen a volcar coches, a quemar contenedores, a lanzarles piedras a la Policía y aun a golpearlos, si pueden, eso tiene una solución que todos sabemos y nadie aplica, porque, claro, si la aplican, de entre nosotros —sí, de entre nosotros— salen gritos diciendo que a ver qué está pasando aquí, que Franco está muerto y se acabó la dictadura, y resulta que como Franco está muerto y ya no hay dictadura, tenemos que aguantarnos con estos ciclones y quedarnos quietos, hagan lo que hagan, nos insulten, nos escupan o nos tumben y bailen un tango encima de nosotros, digo de las fuerzas policiales. Al niño lo hemos dejado crecer a su capricho y nos come. ¿Que sale caro usar de la fuerza para defenderse? Pues más caro sale un despliegue como el que hacemos y los destrozos que causan los ciclones, y encima nos pintan la cara y se ríen de nosotros. Qué vergüenza.
Antonio García Barbeito. ABCdeSevilla. 16-X-2018

01.- Identificar las ideas del texto y exponer de modo esquemático su organización.
02.- Explicar cuál es la intención comunicativa del autor y  comentar dos mecanismos de cohesión distintos que refuercen la coherencia textual.
03.- ¿Cuál cree que debe ser la respuesta a hechos como los que aquí se denuncian? Elabore un discurso argumentativo, entre 150 y 200 palabras, en respuesta a la pregunta, eligiendo el tipo de estructura que considere adecuado.